15 enero, 2006

¿Quién soy?...

El halcón moteado cala sobre mí,
y me acusa lamentándose
por mi charla y mi pereza.

Yo también soy indomable,
yo también soy intraducible.
Sobre los techos del mundo,
resuena mi bárbaro graznido.

El último celaje del día,
se detiene a esperar por mí,
lanzo mi figura, tras las otras,
reposando verdaderamente en cualquier
sombra silvestre.
Me insta engatusándome hacia la bruma,
y hacia la oscuridad.

Me alejo como el aire,
sacudo mi bucle blanco en el sol fugitivo.
Vierto mi carne en remolinos,
y la dejo arrastrar por la mueca del encaje.
Me entrego, a mí mismo, al barro,
para brotar en la hierba que amo.

Si me necesitas,
búscame en la suela de tus botas.

Apenas sabrás quien soy,
y lo que quiero decir.
No obstante soy tu buena salud,
y filtraré con filamentos tu sangre.

No desfallezcas si no me encuentras pronto.
Si no estoy en un lugar, búscame en otro.
En algún lugar te estaré esperando.

(Walt Whitman)

2 Comments:

Blogger Enric said...

super bonito, me ha encantado :)

saludos!


Enric

8:38 a. m.  
Blogger korrigans said...

Gracias Enric aunque el mérito es de Walt Whitman, que me apasiona con la forma de expresar todo aquello que alguna vez quieres decir pero no sabes como...

Si te ha gustado el poema, te recomiendo el de ¡Oh Capitán, mi capitán! Un saludo

3:30 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Search this site or the web powered by FreeFind

Site search Web search